El deber de disentir

, , Leave a comment

Base de la convivencia

EL DEBER DE DISENTIR

Manuel Gracián

La verdad es la realidad de las cosas. Si deseamos pensar bien, hemos de procurar conocer la verdad. La realidad no siempre se presenta tal cual es; a menudo hay alguna omisión, una añadidura o una mudanza. Es necesario, por tanto, conocer la realidad de las cosas; es decir, la verdad pura, y nunca despreciar lo que puede parecer una pequeña verdad. Lo anterior conduce hacia el arte de pensar bien. Y esta virtud no interesa solamente a los eruditos soberbios, sino también a la gente sencilla, a los humildes.

No estar de acuerdo con algo o con alguien, discrepar de una opinión, es un deber de toda persona si lo que se busca es evitar la desfiguración de un hecho y, a través de la disensión, obtener un entendimiento claro, capaz y exacto.

Hay que saber callar y hay que saber hablar. Cuando hay que disentir, es necesario ser sanamente intransigente. Aceptar una verdad parcial es consentir una mentira. Transigir ante una opinión insincera, es admitir una complicidad.

A veces hay que saber callar, cuando la prudencia no significa, en realidad, cobardía. Y hay que saber hablar, si se desea el espíritu de solidaridad y la consecución del bien global. El indiferentismo y el desinterés se amparan detrás de la cómoda imagen de la tibieza de carácter.

Sin embargo, el disentidor no debe serlo sólo por rutina; ni tampoco debe erigirse en juez. El no ajustarse al sentir o al parecer de otro, u opinar de modo distinto, no debe significar condenación. Y quien disiente no debe buscar la paja en el ojo ajeno. El testimonio de su palabra debe coincidir, fiel y escrupulosamente, con el testimonio de su vida. Y a través de una disensión fraterna se podrán cultivar las buenas relaciones humanas y fomentar los auténticos valores, muy especialmente el difícil arte de la convivencia.

“El hombre supera infinitamente al hombre”.-

Posdata de 2013: «Si se calla cuando se debe hablar se propicia que el verbo imponer desplace al convencer en la conjugacion de la vida diaria» Carlos R. Menéndez Navarrete // @DiariodeYucatan

91552

 

Leave a Reply

(*) Required, Your email will not be published